¿Sabías que tenemos insectos viviendo en nuestras cejas?

8927f0122dfc0682f17beddad3cd1cba

El otro día escuché en la calle una “discusión” entre dos transeúntes sobre este tema. Uno le aseguraba al otro que los humanos tenemos unos pequeños insectos viviendo en nuestras cejas y pestañas. Tras unos segundos de estupefacción y asco, raudo y veloz me dirigí a nuestro amigo Google para intentar encontrar respuestas.

Éstas son algunas de las curiosidades sobre el tema que encontré a lo largo y ancho de la red.

English Version HERE>>

Eyelashes

En primer lugar, una respuesta rápida a la cuestión formulada anteriormente sería: ¡Por supuesto que sí!  Nuestra piel está plagada de ácaros microscópicos. Los seres humanos hospedamos a dos especies de ácaros, normalmente conocidos como ácaros del rostro o ácaros foliculares. Estos simpáticos bichitos viven en nuestras caras, preferentemente cerca de los ojos o la nariz. Diferentes investigaciones muestran que cuanto más mayores nos hacemos, más ácaros faciales tenemos escondidos en los folículos pilosos de nuestras caras. Los bebés recién nacidos están totalmente libres de estes ácaros, pero hacia los sesenta años, prácticamente todos estaremos infestados de este “amiguitos”. Se cree que se pasan de persona a persona por contacto directo. Así que ¡cuidado con los Demodex! 😉

A scanning electron microscope images of a follicle mite.

A scanning electron microscope images of a follicle mite.

Si os estábais preguntando como son, los ácaros foliculares tienen ocho patas ya que son arácnidos. Mientras que la mayoría de ácaros son redondos u ovalados, los ácaros faciales son largos y delgados. Una estructura corporal que les permite entrar y salir de los estrechos folículos pilosos con mayor facilidad. Son diminutos, solo miden la mera fracción de un milímetro de largo. Y se pasan la vida boca abajo en nuestros folículos, agarrándose al bello o pestaña por los pies.

Microscope_(inverted)

Vamos, que todo lo que hacen ocurre en nuestra cara, literalmente, en nuestra cara. En ocasiones, un ácaros facial necesita un cambio de aires, quizás porque el folículo se esté sobrepoblando, o porque quiera encontrar una pareja. Estas criaturas son fotofóbicas, por lo que esperan hasta que el sol se ponga y las luces se apaguen para escabullirse lentamente de su folículo y comenzar tan arduo viaje hacia uno nuevo (se mueven a una media de 1 cm por hora).

Pero no os preocupéis, porque extrañamente los ácaros faciales no tienen ano, por lo que al menos no tenemos las caras llenas de sus… heces.

¿Qué os han parecido los ácaros foliculares? ¿Sabíais que vuestras caras eran bloques de apartamentos para estos bichitos? Después de conocer de su existencia tengo la necesidad de no dejar de lavarme la cara sin parar. 😉

Y no olvidéis que podéis seguirme en Facebook,Twitter y Bloglovin 😉 ¡Nos vemos pronto de nuevo por aquí, en la guarida!

Yours truly,

wpid-wp-1433196717978.jpeg


**Disclaimer: No copyright infringement intended. The previous opinions expressed are solely my own, information was taken from different sites all over the Internet and, if not specified, I’m the owner of the shown images.**

Anuncios