¿Sabías cuáles son los beneficios de la baba de caracol?

¡Bienvenidos de nuevo a mi guarida! Hoy he vuelto para tratar un controvertido ingrediente presente en diferentes productos cosméticos, y que encontramos en muchos sérums y cremas desde hace unos años. La baba de caracol se ha convertido en el último must-have en los productos de belleza, ya que se promociona como un producto milagroso para combatir acné, cicatrices y arrugas.

Photo Credit: pixabay.com

Photo Credit: pixabay.com

Pero el uso de esta sustancia viscosa como cosmético no es algo nuevo ni de uso reciente. Ya que se ha venido utilizando en cremas y potingues desde hace siglos, e incluso los antiguos griegos reconocían su potencial. Hipócrates, quien ha sido nombrado el “padre de la medicina”, fue una de las primeras personas en recomendar el uso de caracoles en el cuidado de la piel. Alrededor del año 400 a. C., Hipócrates comenzó prescribir una mezcla de leche agria y caracoles triturados para tratar inflamaciones cutáneas. Además recogió en uno de sus innumerables diarios médicos que la eficacia de la crema se debía al uso de caracoles.

Más recientemente, el potencial cosmético de la baba de caracol fue re-descubierto por casualidad, cuando unos granjeros chilenos de caracoles (sí, yo tampoco sabía que había granjas de caracoles…) notaron que la piel de sus manos curaba de forma más rápida y sin cicatrices cuando cultivaban caracoles para el mercado de la comida francesa. Tras lo que lanzaron un producto de baba de caracol llamado Elicina. A partir de entonces los investigadores modernos comenzaron a demostrar que la teoría de Hipócrates era correcta, ya que se ha ratificado que el sérum de caracol tiene propiedades tanto antiinflamatorias como antioxidantes.

Photo Credit: pixabay.com

Photo Credit: pixabay.com

Aunque algunos científicos aún se muestran escépticos ante cómo los beneficios de la baba de caracol se traspasan a sus derivados cosméticos, algunas investigaciones están demostrando que una aplicación diaria de productos tópicos que contienen baba de caracol reduce significativamente las líneas de expresión y las arrugas. Un ejemplo de ello es un estudio del 2013 publicado en el Journal of Drugs and Dermatology.

De cualquier manera, los tratamientos a base de baba de caracol están en auge, y se están convirtiendo en un elemento imprescindible para las personas obsesionadas con el mundo de la cosmética (como un servidor).

Pero … ¿Qué es el extracto de caracol?

Photo Credit: www.tankk.com

Photo Credit: http://www.tankk.com

Su nombre técnico es  “Helix Aspersa Müller Glycoconjugates”. Y se caracteriza por ser un líquido espeso que se recolecta mediante la estimulación de caracoles vivos. El moco segregado por estos animalitos está lleno de colágeno, ácido glicólico, antibióticos y otros compuestos excelentes para ayudar a  regenerar las células de nuestra piel. Químicamente hablando, la baba de caracol es una mezcla compleja de proteoglicanos, glicosaminoglicanos, enzimas glucoproteicas, ácido hialurónico, péptidos de cobre, péptidos antimicrobianos y oligoelementos incluyendo cobre, zinc y hierro.

¿Cómo se obtiene?

Como ya he dicho, para conseguir este biscoso elemento, los caracoles son “estresados mecánicamente” para fomentar la secreción. El moco se filtra a continuación varias veces para asegurar su pureza, antes de ser envasado. Así que los caracoles no son ni heridos ni “asesinados” en el proceso -o al menos es lo que fabricantes garantizan.

En conclusión, la baba de caracol ayuda a reducir las cicatrices, combate las arrugas, hidrata y reduce las manchas. Un producto muy potente y  natural 😉

¿Qué pensáis? ¿Utilizaríais baba de caracol para conseguir una piel más saludable? ¿O es demasiado “asqueroso” para vosotros?

Y no olvidéis que podéis seguirme en Facebook,Twitter y Bloglovin 😉 ¡Nos vemos pronto de nuevo por aquí, en la guarida!

Yours truly,

wpid-wp-1433196717978.jpeg


**Disclaimer: No copyright infringement intended. The previous opinions expressed are solely my own, information was taken from different sites all over the Internet and, if not specified, I’m the owner of the shown images.**

Anuncios